Cargando...
lentes_ordenador_opticamilan

Hoy día vivimos muchos más años y las células de nuestra piel y ojos necesitan una protección extra frente las radiaciones. Hay tres tipos de radiación que afectan a nuestros ojos. La más desconocida es la luz azul.

Hoy días pasamos muchas horas frente a dispositivos electrónicos con pantallas que emiten una proporción de luz azul más elevada que la del Sol, que es a lo que nuestros ojos estan adaptados evolutivamente. Este exceso de luz azul es potencialmente dañino y debe filtrarse adecuadamente. De no hacerlo, los síntomas que pueden aparecer son fatiga y cansancio visual. Además se conoce que la luz azul , además de efectos fototóxicos de carácter acumulativo en la retina y en el cristalino e incide en la hormona que regula el sueño, la melatonina, por lo que un exceso de horas previas al sueño descompensa su ciclo natural.

Otras radiaciones, como la infrarroja o la ultravioleta también tienen efectos tóxicos sobre nuestro sistema visual.

Del Sol nos llega el 54% de la radiación infrarroja. Tiene efectos acumulativos y puede acelerar la degeneración retiniana y del cristalino, causante de las cataratas. Además tiene un efecto fototérmico que incrementa la evaporación de la lágrima provocando mayor incomodidad.

También se conoce que la radiación infrarroja contribuye a la destrucción del colágeno del contorno de los ojos, provocando arrugas en la piel.
El 45% de la radiación infrarroja A llega hasta la retina y la radiación B y C hasta la córnea, produciendo sequedad ocular y opacidades.

Por otro lado la radiación ultravioleta es conocida por su fototoxicidad, capaz de provocar en poco tiempo efectos dañinos e irreversibles en ojos y piel. La capa de ozono filtra solo una parte de estas radiaciones, el resto de radiaciones UV en concreto las UVB y UVA, llegan hasta la córnea donde puede causar inflamación del segmento anterior (uveítis, conjuntivitis, queratitis), pinguéculas, pterigion, descamación del endotelio. Las radiaciones UVA también llegan hasta el cristalino donde pueden causar opacidades, causantes de las cataratas.

¿Qué hacer para protegerse?

Ante esta necesidad de protegerse de estas radiaciones y ante el aumento de las horas de uso de dispositivos electrónicos entre la población, en Óptica Milán le ofrecemos una lente que le protege de las radiaciones nocivas y del exceso de la luz azul de los dispositivos electrónicos.

¿Qué beneficios tiene?

• Previene el insomnio por exceso de uso de dispositivos electrónicos.
• Ojos más sanos, prolonga una visión sana y nítida.
• Previene el envejecimiento de la piel del contorno de los ojos.
• Mejora el confort visual y el cansancio de los ojos.

Además, son lentes muy duraderas, sin reflejos, sin arañazos, antiestática, que repele la suciedad y el agua.

Visitenos en nuestro centro óptico y auditivo Milán y pregúntenos por nuestro tratamiento más completo. ¡Cuide de su salud visual y la de los suyos!